PLAN DE TRABAJO DE LA COMISIÓN DE AMBIENTE, ECOLOGÍA Y AMAZONÍA PARA LA LEGISLATURA 1999-2000

 

CONSIDERACIONES GENERALES

 

A. Introducción

 

El deterioro de los suelos, la contaminación de las aguas y del aire, la inadecuada explotación agrícola y forestal, la desaparición de especies, la pobreza en que vive nuestra población, son algunos de los problemas que enfrenta nuestra sociedad, por lo que se hace necesario fomentar conciencia sobre la importancia de la conservación ambiental y el manejo eficiente de los recursos naturales.

 Los gobiernos juegan una función muy importante en la formulación de políticas que conlleven a una reducción de la contaminación y a la conservación de los recursos naturales y el ambiente. Cada día que pasa, las personas están más conscientes de la urgente necesidad de protegerlos. Incluso, algunas empresas han iniciado cambios en sus sistemas productivos con el claro objetivo de adecuarse a las exigencias que la sociedad les impone en materia ambiental, puesto que tendrían serias dificultades para asegurar su regular funcionamiento si no responden positivamente a dichas demandas.

 Algunos plantean como solución a los problemas ambientales un absoluto rechazo a todo aquello que signifique industrialización, por lo cual significaría detener el crecimiento económico de los países. Sin embargo, dicha solución no parece ser la más acertada, pues ésta no sólo frena el crecimiento sino el desarrollo productivo de los pueblos y acentúa la pobreza, provocando, incluso, una mayor presión sobre el uso de los recursos naturales por parte de la gente de escasos medios de subsistencia. Otros, con quienes coincidimos, plantean que la solución a lo problemas ambientales pasa por la aplicación de tecnologías apropiadas y el establecimiento de un eficaz y eficiente marco jurídico, que conlleve al uso y aprovechamiento racional de los recursos naturales en la perspectiva del "desarrollo sostenible".

 A pesar de que no existe una definición única, la concepción del "desarrollo sostenible" no es otro que el crecimiento económico con sustentabilidad ambiental y equidad social.

 El crecimiento económico sin sustentabilidad ambiental y equidad social destruye y agota los recursos naturales, degrada el ambiente y la calidad de vida y genera procesos poco solidarios de distribución de la riqueza. El reconocimiento de esta situación por la conciencia mundial ha conducido a plantear el "desarrollo sostenible" como estilo o forma de desarrollo capaz de enfrentar exitosamente los problemas ambientales.

 En ese sentido, propiciar un equilibrio entre el crecimiento socio–económico, la utilización de los recursos naturales y la conservación del ambiente, debe considerarse como uno de nuestros grandes objetivos nacionales.

 El fin supremo de la sociedad y el Estado es el desarrollo humano, el crecimiento económico no es más que un medio. Los adelantos, a corto plazo, en materia de desarrollo humano son posibles, pero no serán sostenidos en el tiempo sin un mayor crecimiento económico. A su vez el crecimiento económico tampoco será sostenible sin desarrollo humano. Un desarrollo que perpetúe las desigualdades actuales no es sostenible ni vale la pena sostenerlo. Por tanto, se necesitan nuevos criterios para ampliar y mejorar las oportunidades de empleo a fin de posibilitar la participación de la sociedad en el crecimiento económico y se beneficie de él.

 Los tiempos actuales exigen orientaciones prácticas y realistas en cuanto a la aplicación de estrategias de manejo y utilización de los recursos naturales. Nuestro planeta viene experimentando una gran presión, a niveles peligrosos, a consecuencia de prácticas extractivas y degradación de los recursos naturales y la contaminación del ambiente.

 La Comisión de Ambiente, Ecología y Amazonía no está ajena a los requerimientos de estos tiempos, y siendo consciente del enorme potencial de nuestro país en materia de recursos naturales, paisajísticos y culturales, considera que, mediante el desarrollo de un adecuado marco jurídico–político, debemos dejar atrás cualquier actitud proteccionista limitante para asumir decididamente una actitud de promoción a la participación en el aprovechamiento racional y sostenible de nuestros recursos, la realización de trabajos de prevención, la colaboración y apoyo al fortalecimiento de las entidades ligadas al tema y la generación de conciencia nacional sobre la necesidad de proteger el medio ambiente como base del desarrollo sostenible, haciendo de éste un concepto real y aplicativo que permita generar un equilibrio entre el hombre y su ambiente.

 B. El Perú: País Heterogéneo

Las características oceanográficas y continentales del territorio ofrecen condiciones ambientales complejas, determinadas por la interacción de las corrientes atmosféricas debida a la dinámica de los ciclones y anticiclones, las corrientes marinas, la Cordillera de los Andes, las cuencas hidrográficas del Pacífico, del Atlántico y del Lago Titicaca y los bosques tropicales húmedos.

 Por ello, el Perú es considerado un país singularmente heterogéneo ya que cuenta con una gran Diversidad Ecológica (heterogeneidad geográfica), Diversidad Biológica (heterogeneidad de especies de flora y fauna, como zonas de vida y tipos de clima) y Diversidad Cultural (pluricultural, intercultural, multilingüe y multiétnica); con una oferta elevada de recursos biológicos, energéticos, minerales, paisajíticos y recreativo–turísticos.

 Esta heterogeneidad nos permite contar con un inmenso potencial que aún no ha sido debidamente aprovechado para sustentar su desarrollo. Antes bien, muchos de nuestros recursos han sido expoliados, subutilizados y hasta depredados o destruidos.

  

  1. Políticas Ambientales en el Perú

Hoy conocemos que si bien el hombre ha provocado el deterioro de los ecosistemas ambientales, a causa de estilos de desarrollo no apropiados, también es el único que los puede mitigar, desarrollando modos de producción con sustentabilidad ambiental y justicia distributiva, introduciendo reformas al Estado, incorporando normas para el comportamiento económico y diseñando técnicas para controlar los efectos contaminantes que deterioran el ambiente. Es decir, implementando un conjunto de transformaciones institucionales orientadas al logro del desarrollo sostenible.

La promulgación del Código del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales en setiembre de 1990; las normas sectoriales ambientales a partir de setiembre de 1993; la aprobación de la nueva Constitución Política en diciembre de 1993 (Título I, De la Persona y la Sociedad, Capítulo I, Derechos Fundamentales de la Persona, Art. 2º, Inc. 22; Título III, Régimen Económico, Capítulo II, del Ambiente y los Recursos Naturales, Arts. 66º al 69º); la creación del Consejo Nacional del  Ambiente en diciembre de 1994; la conformación de la Comisión de Ambiente, Ecología y Amazonía del Congreso de la República en julio de 1996; la promulgación de la Ley Orgánica de Aprovechamiento Sostenible de los Recursos Naturales, la Ley sobre la Conservación y Aprovechamiento Sostenible de la Diversidad Biológica, la Ley de Areas Naturales Protegidas, la Ley que Penaliza el Internamiento de Desechos Peligrosos o Tóxicos, la Ley que Modifica el Art. 19º del Decreto Ley 25902, Ley Orgánica del Ministerio de Agricultura, que posibilita la creación del Centro Nacional de Ecoguardas, y otras leyes aprobadas durante la legislatura 1996–1997, además de las importantísimas normas que nuestra Comisión, en la Legislatura 1998-1999, logramos aprobar Leyes, como:

 

 

Estas normas evidencian significativos avances destinados a la formulación de una clara política ambiental en el Perú, además del gran logro de una ley amazónica que colabora al desarrollo de esta gran región del país.

Ello ocurre dentro de un programa económico que se sustenta en la reducción de las dimensiones del Estado, en el fomento de las inversiones, especialmente foráneas, en la privatización de empresas públicas, en la definición de políticas de libre mercado y reglas claras que garantizan la propiedad privada..

 En este sentido, se trata de promover el uso sostenible de nuestros recursos naturales a través de un marco jurídico que permita a la actividad privada alcanzar una rentabilidad y, por ende, el crecimiento económico del país, sin menoscabar ni poner en peligro su uso para las generaciones futuras.

 

D. La Política Ambiental en el Perú: Situación Actual

 En la formulación de la política ambiental nacional se ha dado énfasis, en la gran mayoría de casos, en la promulgación de nuevas leyes orientadas a controlar el proceso de deterioro ambiental y en regular las obligaciones de los ciudadanos y de los titulares de actividades productivas en su relación con el ambiente. El resultado ha sido una abundante y dispersa legislación, bajo nivel de acatamiento o cumplimiento y el efecto más dañino ha sido: escepticismo respecto a la norma jurídica y desconfianza en las entidades encargadas de su aplicación como mecanismo para resolver los problemas ambientales.

En el Perú, en este siglo, se han dictado más de 4700 normas legales con implicancia directa o indirecta en materia ambiental. De ellas, más de 800 han aparecido en los últimos cinco años. De modo que, si nos faltan más leyes, o tal vez mejores leyes, éstas deben ser más participativas. Basadas no solamente en la confianza de que la ley otorga la solución al problema, sino que viene acompañada con una respuesta de desarrollo, con una respuesta de gestión.

 

Por ello es que se debe impulsar un modelo de política ambiental que integre elementos básicos e indesligables que promuevan su eficacia y eficiencia. Algunos de estos elementos son:

 

 

 

 

 

 

 

  1. Resumen de los Problemas ambientales en el Perú

 

 Pérdida de la biodiversidad genética del bosque debido a la acelerada tasa de deforestación que perturba o elimina hábitats de especies de flora y fauna, destruye el paisaje y bellezas escénicas, sienta los inicios de la degeneración genética y eventual extinción de especies, con la irreparable pérdida para la humanidad de recursos futuros para la alimentación. Medicina y materiales diversos para la población. En las predicciones, para fin de siglo, de la desaparición y rarificación de la biodiversidad de las especies del bosque tropical, se estima que el país podría perder hasta el 40 por cierto de sus recursos genéticos, muchos de ellos indispensables para la agricultura, ganadería, forestería y farmacopea.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

F. La Constitución Política del Perú y la Protección del Ambiente y los Recursos Naturales.

Hasta antes de la promulgación del Decreto Legislativo Nº 613, Código del Medio Ambiente y los Recursos Naturales, promulgado el 07 de setiembre de 1990, con excepción del Art. 123º de la Constitución de 1979, que reconocía el derecho de todos a un ambiente saludable y ecológicamente equilibrado, la legislación ambiental estaba dispersa en leyes sectoriales, con diferentes enfoques y objetivos.

El Código tiene la virtud de integrar en una sola norma los principios rectores de la política ambiental e incorporar los derechos de los ciudadanos en cumplimiento del derecho constitucional a un ambiente sano.

La Constitución Política del Perú de 1993 introdujo algunos cambios en relación al tratamiento de la variable ambiental, respecto a la de 1979. Conviene resaltar algunas disposiciones que marcan una diferencia en su concepción, así tenemos por ejemplo el reconocimiento del derecho fundamental de toda persona a gozar de un ambiente sano, limpio y adecuado. Ello permite, a diferencia de la anterior Constitución, una posibilidad de accionar judicialmente, a través de la acción de amparo, en defensa del medio ambiente, al quedar claramente reconocido como derecho fundamental de las personas.

 

"Título I

De la Persona y la Sociedad

 

Capítulo I

 

Derechos Fundamentales de la Persona

 

Artículo 2º.- Toda persona tiene derecho:

 

Inc. 22) A la paz, a la tranquilidad, al disfrute del tiempo libre y al descanso, así como a gozar de un ambiente equilibrado y adecuado al desarrollo de su vida".

 

"Título III

Del Régimen Económico

 

Capítulo II

 

Del Ambiente y los Recursos Naturales

 

Artículo 66º.- Los recursos naturales, renovables y no renovables, son patrimonio de la Nación. El Estado es soberano en su aprovechamiento.

Por ley orgánica se fijan las condiciones de su utilización y de su otorgamiento a particulares. La concesión otorga a su titular un derecho real, sujeto a dicha norma legal.

 

Artículo 67º.- El Estado determina la política nacional del ambiente. Promueve el uso sostenible de sus recursos naturales.

 

Artículo 68º.- El Estado está obligado a promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas.

 

Artículo 69º.- El Estado promueve el desarrollo sostenible de la amazonía con una legislación adecuada".

 

Una de las grandes novedades que introdujo la Constitución de 1993 es la obligación que asume el Estado para promover la conservación de la diversidad biológica y de las áreas naturales protegidas.

 

Existen otros artículos constitucionales que sin estar referidos expresamente al capítulo del ambiente y recursos naturales tienen alguna vinculación con ellos, como por ejemplo, los artículos referidos al derechos de propiedad. Sin embargo, no se reconocen limitaciones al derecho de propiedad por razones de protección ambiental o conservación de recursos naturales.

 

 

  1. OBJETIVOS DE LA COMISIÓN

El trabajo de la Comisión estará orientado a dictar normas referentes a promover la protección, conservación y uso sostenible de nuestros recursos naturales, iniciativas para prever la contaminación ambiental (suelo–aire– agua) y lograr el crecimiento económico del país, sin menoscabar ni poner en peligro su uso para generaciones futuras.

 

Objetivos:

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  1. AMBITO DE LA COMISION

 

El ámbito de la Comisión estará determinado por su propia denominación, lo que nos permitirá situarnos mejor y ubicarnos convenientemente para desarrollar el trabajo al interior de la misma.

 

Ambiente

 

Es cualquier espacio de interacción y sus consecuencias entre la sociedad y la naturaleza, en lugares y momentos determinados. En esta dinámica concepción el hombre es, a la vez, un elemento natural, en tanto ser biológico, y un elemento social, en tanto creador de cultura y desarrollo en su más amplia acepción.

El concepto "ambiente" ha variado desde una visión estática, de ser "todo lo que nos rodea", tomado como un instante fotográfico o como imagen estático del espacio físico, hacia la comprensión dinámica, de interacción y sus consecuencias, entre los elementos que lo componen, que ve al ambiente como un complejo sistema de interrelaciones, muy activo, entre el espacio físico y el socio–cultural, en medio del cual está la especie humana actuando como motor de ese dinamismo.

 El ambiente es uno solo en la tierra. No obstante, dadas las variadas diferencias geológicas, morfológicas y fisiográficas de la superficie terrestre y de biodiversidad, así como la muy diversa variedad de formas de organización humana, se puede distinguir infinidad de ambientes, en los cuales son reconocibles los elementos conceptuales que definen el ambiente.

 

Ecología.

 

Junto con la botánica, la zoología, la anatomía, la astronomía y otras ciencias similares, la ecología constituye el grupo de las llamadas Ciencias Naturales. Su objetivo principal de estudio son las relaciones en general entre un organismo viviente (protista, planta o animal, incluido el hombre) con el entorno en que vive y desarrolla su actividad. Trata de explicar los diferentes mecanismos de adaptación morfológica, fisiológica y etiológica del organismo objeto de estudio a las condiciones y posibilidades de supervivencia que le ofrece su medio.

 

Dependiendo del campo de intereses particulares de estudio, la ecología se clasifica en:

 

Autoecología.- Si su estudio se dedica al análisis y comprensión de las relaciones entre el individuo y su entorno o medio.

 

Sinecología.- Cuando se refiere al estudio de grupos de organismos vivientes en sus relaciones con su ambiente, por ejemplo:

 

Ecología de gramíneos, de mamíferos.

Ecología de un lago, de un estanque.

Ecología humana o racial (ciudad).

 

Amazonía

 

No es fácil definir la Amazonía, pues existen diversos enfoques o criterios. Por ejemplo, suelen leerse datos muy diferentes sobre su superficie, pues una cosa es tratar de la cuenca amazónica y otra, muy distinta, es hablar del "dominio" amazónico que se extiende fuera de la cuenca.

 

Por otra parte, el concepto de cuenca también está sujeto a muchas interpretaciones. La más ortodoxa incluye las cumbres nevadas de los andes y numerosos valles interandinos cuya geografía nada tiene que ver con la visión universal sobre la Amazonía.

 

También hay definiciones políticas de la Amazonía, que depende de cada país, uno es el caso de la denominada Amazonía legal del Brasil.

 

Para nuestro estudio, que es el Perú, nuestra cuenca amazónica tiene una superficie total de 765,000 Km2. Nuestra Amazonía contiene una gran heterogeneidad ecológica, con diferentes características: geológicas, geomorfológicas de suelos, climas y por cierto, de flora y fauna; no obstante, a pesar de esas variaciones, especialmente marcados en las vertientes andinas, la mayor parte de la región se reconoce por su clima cálido y húmedo.

  

IV. LINEAMIENTOS ESTRATEGICOS PARA EL TRABAJO DE

LA COMISION

 

Legislación

 

 

 Institucionalidad

 

Sector Público:

 

 

Sector Privado:

 

 

Participación Ciudadana

 

 

Financiamiento

 

  

Defensa del Ambiente

 

 

 

V. COORDINACIONES

 

Sector Público

 

 

Sector Privado

 

 Asociación Amazonía

Asociación de Derecho Ambiental de la Región Inca

Centro de Estudios Regionales Andinos Bartolomé de las Casas Asociación del Medio Ambiente y del Consumidor GEA

Asociación para la Investigación del Desarrollo Rural

Asociación para la Conservación de la Naturaleza

Centro Amazónico de Antropología y Aplicación Práctica

Centro para el Desarrollo y la Participación

DESCO

Centro de Investigación, Documentación, Educación,

Asesoramiento y Servicios – IDEAS

Centro de Investigación y Promoción Amazónica – CIPA

Centro de Investigación, Educación y Desarrollo

Centro de Investigaciones, Proyectos Urbanos y Rurales – CIPUR Centro Peruano de Estudios para el Eco Desarrollo Marino

Centro Peruano de Estudios Sociales – CEPES

Consejo Andino de Manejo Ecológico - Law del Perú

Fundación para el Desarrollo Nacional

Fundación Peruana para la Conservación de la Naturaleza –PRONATURALEZA

Instituto de Estudios Peruanos – IEP

Instituto de Desarrollo y Medio Ambiente – IDMA

Instituto de Desarrollo Urbano – CENCA

Instituto de Transferencia de Tecnologías Apropiadas para Sectores Marginales – ITACAB

Instituto Natura Chimbote – Instituto Nor Peruano de Desarrollo Económico y Social

Instituto para el Desarrollo de la Pesca y Minería

Oficina de Asesoría y Consultoría Ambiental

PROTERRA

Seguimiento, Análisis y Evaluación para el Desarrollo

Seminario Permanente de Investigación Agraria

Sociedad Pachamama

Sociedad Peruana de Derecho Ambiental

WWF - Perú

 

Organizaciones Comunitarias de Base

 

 

Organismos Internacionales

 

 

Redes Especializadas

 

 Asociación Nacional de Centros

 

 

VI. AUDIENCIAS PUBLICAS

 

Se busca priorizar los Proyectos de Ley sobre Residuos Sólidos y la Ley Forestal y Fauna, por lo tanto, se organizará Audiencias Públicas en el Hemiciclo "Raúl Porras Barrenechea" al respecto.

 

Se ha previsto la realización de audiencias públicas en los siguientes departamentos, en una primera etapa:

 

 

 

 

 

ASESORÍA DE LA COMISIÓN.