Ir al Congreso
Congresista María Sumire
   
Hoja de vida
 

“Kay llaqtayoq runakunaqa qhepanchasqapas, kausashaykuraqmi”
“Los pueblos originarios todavía estamos vivos a pesar de la exclusión”

La Congresista cusqueña María Sumire creció en la comunidad de Collachapi del distrito de Layo, de la provincia de “Altiva Canas”. Sus padres fueron Ignacia López (aymara) y Eduardo Sumire (quechua, líder originario fundador de la Federación Departamental de Campesinos del Cusco), tierra de Tupac Amaru II y Micaela Bastidas, héroes indígenas que dieron el primer grito de libertad en América.

María Sumire siguió el ejemplo de sus padres, por ello a lo largo de su vida se ha dedicado a la defensa de los derechos elementales de las comunidades campesinas y a la protección de la Pachamama o madre tierra, defensa del agua que es la sangre de la madre tierra y de los recursos naturales.
 
Como muchos hombres y mujeres nacidos en las comunidades tuvo que trabajar desde niña para poder estudiar, realizó labores de hogar; apoyó la organización del sindicato de trabajadoras del hogar que buscaba mejorar las condiciones de trabajo de las jóvenes campesinas llevadas a la ciudad a trabajar de “sirvientas” en forma gratuita. Luego sería trabajadora ambulante en el mercado de Ttio en la ciudad de Cusco y dirigente campesina.

Terminó sus estudios secundarios en el turno de noche del Colegio de Aplicación Fortunato L. Herrera. Para entonces ya era madre y esposa. Durante muchos años fue promotora social en diferentes comunidades campesinas, participó en la formación de clubes de madres, asociaciones de mujeres, comités artesanales, comités de vaso de leche, comité de parteras y curanderos, comedores infantiles. Junto con las autoridades comunales inició labores de autogestión, como fondos rotatorios de papas, trabajos de irrigación con aporte comunal.  

Logró con mucho sacrifico culminar sus estudios universitarios y graduarse como abogada y se comprometió con la defensa de los derechos humanos. En los años de violencia, asumió la defensa de campesinos, quizás por esta labor y su trayectoria de lucha fue  nominada para el proyecto “1000 mujeres para un Premio Nobel de la Paz 2005”.

“Nosotros los originarios de éstas tierras, afirma, no necesitamos extender la mano para recibir ayuda de los programas sociales y de otros que en nuestro nombre solicitan al extranjero, porque desde tiempos inmemoriales conocemos el trabajo comunitario, Ayni, Minka, y hemos sabido convivir respetando la naturaleza, nuestra Pachamama. Nos dicen que hay diversas actividades que son beneficiosas para el país como la minería, los gasoductos que están dejando nuestros ríos sin peces, nuestros cielos sin aves; pero olvidan que nuestra madre tierra sin la fertilidad bondadosa para producir frutos ya no nos va a alimentar”.

En la actualidad, a parte de sus labores congresales, preside la Liga Parlamentaria Perú – Bolivia, también es Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Indígena de América, PIA, y desde ambos espacios promueve se respete y aplique el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la lucha permanente por el reconocimiento oficial de los idiomas originarios y preservación de la cultura ancestral.

Ahora en su labor de Congresista está comprometida con la defensa de los intereses de las comunidades andinas y amazónicas, en la defensa de nuestros derechos elementales que es la vida, los recursos naturales y en contra de la explotación irracional de nuestras riquezas y también contra la contaminación ambiental que afecta no sólo nuestras vidas sino de las futuras generaciones.

 

 

Despacho Congresal: Edificio José Faustino Sánchez Carrión
Jr. Azángaro 468 – Oficina 412   Telf.: 311-7442  Fax: 311-7443
e-mail: msumire@congreso.gob.pe
http://congresistamariasumire.blogspot.com/