Estatuto Provisorio

Expedido por el Jefe Supremo de la República, Doctor Nicolás de Piérola, el 27 de Diciembre de 1879


Nicolás de Piérola, Jefe Supremo de la República


ESTATUTO PROVISORIO


Artículo 1.- La soberanía e independencia del Perú, son el fundamento de sus vida política y social.

Artículo 2.- La unidad de la familia peruana y la integridad del territorio, que histórica y jurídicamente le pertenece, no pueden romperse ni menguarse sin cometer un atentado de lesa patria.

Artículo 3.- No se altera el artículo 4º de la antigua Constitución, relativo a la Religión del Estado.

Artículo 4.- El Gobierno garantiza la instrucción primaria a todos los ciudadanos y fomenta la instrucción superior y facultativa.

Artículo 5.- Queda sancionada la independencia del Poder Judicial; pero el Gobierno se reserva el derecho de velar eficazmente por la pronta y exacta administración de Justicia.

Artículo 6.- Los Códigos Civiles y Penales quedan en todo su vigor y fuerza, mientras se vayan haciendo en ellos las reformas necesarias.

Artículo 7.- Quedan garantizadas, bajo la lealtad del Gobierno: la seguridad personal, la libertad y la propiedad; El derecho al honor; La igualdad ante la ley; La libertad de imprenta, quedando proscrito el anónimo, que se perseguirá y castigará como pasquín.

Los delitos cometidos por medio de la imprenta, no cambian su naturaleza.

En su consecuencia, serán juzgados por los Tribunales respectivos; La libertad de industria, en cuanto no sea dañosa de modo alguno; La libertad de asociación; El derecho de pedir justicia o gracia, individual o colectivamente, pero guardando las formas y los conductos regulares.

Artículo 8.- La traición a la Patria, la cobardía e insubordinación militares, la deserción en campaña, el peculado, la prevaricación, el cohecho, la defraudación de bienes públicos, el homicidio premeditado y alevoso y el bandolerismo, cualquiera que sea la condición del culpable o el carácter que invista, serán, durante la presente guerra juzgados militarmente y penados con la pena capital.

Los bienes de sociedades anónimas de banco, industriales o mercantiles, serán considerados como bienes públicos pra el juzgamiento y aplicación de la pena.

Artículo 9.- Las virtudes cívicas y las acciones distinguidas y heróicas, serán premiadas por la munificencia de la Nación, ejercitada por su Jefe.

Artículo 10.- Créase un Consejo de Estado compuesto: Del Reverendísimo Metropolitano; Del Presidente actual del Congreso de Juristas; Del Presidente de la Corte Suprema; Del Presidente del Tribunal Mayor de Cuentas; Del Prior del Consulado; Del Rector de la Universidad de Lima, y de seis consejeros más, nombrados por el Jefe Supremo de la República, entre los cuales figurará un General del Ejército.

Artículo 11.- A este Consejo pedirá el Gobierno su voto consultivo respecto de los asuntos que en su concepto lo requieran.

Ejercerá igualmente las funciones de Tribunal de apelación y última instancia en los asuntos contenciosos administrativos.

Artículo 12.- Este Estatuto regirá mientras se den las instituciones definitivas a la República.

Dado en la Casa de Gobierno en Lima, a los veinte y siete días del mes de diciembre del año de mil ochocientos setenta y nueve.