Exposición del Dr. Nelson Manrique
Tema: "Cultura y sociedad en el siglo XIX"

En el siglo XIX existían una actitud occidental heredada de España a través de la conquista que marca el nacimiento de dos culturas: La cultura criolla, que gobernaba el país y se sentía propietaria de la cultura española y la cultura andina, la del pueblo, que no era vista como cultura, sino como barbarie. La cultura occidental creía que su misión era imponerse a través de lo que ellos llamaban la misión civilizadora, es decir, llevar la civilización a los indios.

Los españoles atribuían su éxito en la conquista, a que eran biológicamente superiores a los indios y que éstos no tenían las condiciones para ser tratados como seres humanos completos. Se consideraba al indio incapaz de tomar decisiones por sí mismos, y por lo tanto, tenía que ser controlado; se ejercía una tutela que podía ser paternal y benevolente en algunos casos, en otros muy violenta, pero siempre bajo la justificación del racismo.

Estas ideas fueron heredadas a la República, porque los denominados criollos se consideraban a sí mismos españoles; a pesar de haber nacido en América, vivían como sus padres españoles, hablando el mismo idioma, conservando la misma religión, sin nada que los diferencie culturalmente de los españoles.

Los criollos, los hijos de españoles que nacieron en el Perú, son marginados radicalmente por el hecho de no haber nacido en España. No tenían derecho a ejercer cargos públicos, por ello muchos criollos que iban a España para tratar de hacerse valer y lograr un espacio mejor retornaban al país sin cumplir con sus objetivos.

Esto hace que muchos de ellos se reúnan y formen sociedades, como la Sociedad Amantes de País, para tomar conciencia de que pertenecen a una realidad distinta y que sus intereses son diferentes al de los españoles.

Regresar