LA PEREGRINACIÓN AL SEÑOR DE LA ASCENSIÓN DE CACHUY

 

ANASTASIO VEGA ASCENCIO

Congresista de la República

Los actos celebratorios en homenaje al Señor de la Ascensión de Cachuy, ubicado en el distrito de Catahuasi, provincia de Yauyos y departamento de Lima; han adquirido una dimensión nacional e internacional, congregando a miles de fieles católicos que visitarán el Santuario de Cachuy del 10 al 16 de mayo del presente año.

La grandiosidad de la fe religiosa en el Señor de la Ascensión de Cachuy está rodeada de una serie de acontecimientos milagrosos, hechos históricos y tradiciones transmitidas de generación en generación.

Estos hechos vienen generando, desde hace más de un siglo, gran expectativa en los fieles cristianos y es así que todos los años, religiosamente, miles de personas ascienden desde el anexo de Canchán hasta Cachuy por un camino de herradura bien conservado.

Aquellos devotos o fieles de la ciudad de Lima que desean visitar el santuario, deben recorrer la Panamericana Sur hasta la provincia de Cañete pasando por los distritos de Lunahuaná, Pacarán y Zúñiga, por una carretera asfaltada y bien conservada.

La peregrinación de Canchán hasta Cachuy se ha convertido en una férrea voluntad de afirmación de la fe cristiana debido a que para arribar al santuario, debe efectuarse una caminata de 12 kilómetros sin parar, que puede realizarse durante la noche o durante el día. Los fieles pernoctan en plena Plaza de Armas y en cinco hospederías del pueblo de Cachuy, olvidándose de las inclemencias del tiempo.

Durante este recorrido, puede apreciarse que este peregrinaje no tiene limitación alguna y se observa a una serie de discapacitados que trasponiendo sus limitaciones físicas recorren este tramo, demostrando que su fe puede mover montañas.

Las personas que desean venerar al Señor de la Ascensión de Cachuy sin ascender hasta el Santuario pueden ofrendar estos tributos en el anexo de Canchán donde se ha levantado una iglesia y existe una réplica de la imagen del Señor de la Ascensión de Cachuy.

La historia del milagroso Señor de la Ascensión de Cachuy, está rodeada de una serie de hechos reales, leyendas y un profundo misticismo. Se dice que, en el siglo pasado, a un pastor llamado Jesús Martín Barrios se le apareció una imagen por las alturas agrestes de Cachuy cuando pastaba sus vacas. Creyendo que era San Lucas lo trasladó a Putinza; sin embargo, la imagen regresó a Cachuy y luego el pastor reconoció que era el Señor de la Ascensión y le construyó una capilla en el lugar que lo encontró; por eso el nombre de Señor de la Ascensión de Cachuy.

Desde allí, la veneración al Señor de Cachuy se ha incrementado notablemente y podemos ver personas que llegan de toda condición económica, social, política. Autoridades como Vocales de la Corte Suprema, militares y policías de altas graduaciones, funcionarios del estado, del Congreso de la República, empresarios y muchos extranjeros llegan especialmente para estas celebraciones.

Últimamente, junto al turismo de aventura y turismo ecológico se viene incrementando también el turismo místico donde se combina la fe religiosa con la distensión y relajo del cuerpo humano. Es por eso que no es casual ver a muchos jóvenes que haciendo sus prácticas deportivas van ascendiendo hacia el santuario en un reto para superar las dificultades de la geografía, con los nuevos retos espirituales de su juventud.

Por todos estos acontecimientos mágicos y terrenales sería propicio que asistan a la semana de celebraciones del Señor de la Ascensión de Cachuy; será una semana inolvidable y de templanza espiritual.

¡Esperamos tu participación en esta multitudinaria peregrinación al Santuario de Cachuy!